Marzo, 2022 – Diego Cabrales

En el centro de Madrid, en la calle Valderribas 10, se encuentra un espacio pequeño en tamaño pero inmenso en ambición, calidad y calidez artística. Un lugar en el que los actores pueden continuar desarrollándose de la mano de diversos profesionales del sector.

Como intérpretes todos, al menos muchos de nosotros, hemos sentido el abismo de terminar nuestra formación sin saber qué hacer pero con dos certezas muy claras. 

La primera es que en absoluto hemos  “terminado”. Todo lo contrario, esto no ha hecho más que empezar.

La segunda es que no podemos quedarnos sentados esperando a que nos llegue la oportunidad. Es conocida por todos la expresión “Que la inspiración te pille trabajando”. No queda otra. Trabajar.  Fomentar la creatividad, estar activo culturalmente y lo que aquí nos ocupa: entrenar.

Un actor es como un atleta, tiene que estar entrenado, listo para salir cuando  se dé el pistoletazo de salida.

Esto es una carrera de fondo. Un oficio. Dos conceptos que en Verónica Mey Estudio están claramente en su ADN artístico.

A partir de ello vamos a desgranar cinco motivos por los que apostar Verónica Mey Estudio para continuar, e incluso comenzar, con nuestra formación como intérpretes.

  • Contacto con profesionales de todos los ámbitos.

Nuestra profesión se puede desarrollar principalmente en tres medios:  el  teatro, el cine y la televisión. Cada disciplina tiene sus distintos códigos y maneras de proceder, por lo que es necesario saber adaptarse a cada una de ellas.

La mejor manera de aprender es con las enseñanzas de profesionales del sector, en activo y que compaginan su profesión con la pedagogía. 

En el apartado teatral el estudio a lo largo de su historia ha contado con la presencia de profesionales como Andrés Lima (Premio Nacional de Teatro 2019 y ganado de cuatro premios Max), José Carlos Plaza (ganador de tres Premio Nacional de Teatro y ex director del CDN), Antonio Castro Guijosa (Premio Max Mejor Espectáculo Revelación por “Iphigenia en Vallecas”) o Denise Despeyroux (Mejor Espectáculo Mostra de Teatre de Barcelona 2010)

En el mundo del cine podemos encontrar en la historia del estudio a instituciones del cine patrio como Montxo Armendáriz o Daniela Fejerman, con estilos y propuestas muy diferentes respectivamente. Es el caso también de Alfonso Albacete, Paco Cabezas, Jota Linares, Pedro Aguilera y Jorge Dorado que han impartido varios talleres.

En el ámbito de la ficción nacional, el estudio cuenta con la presencia de importantes directores de casting tales como Laura Cepeda, Rosa Estévez, Tonucha Vidal y Javier Luna, Juan León, Alvaro Haro y Eneko Botana, Paula Cámara, Déborah Borque, Juanma López  y Lane Casting entre otros.  

Con ellos los alumnos tienen la oportunidad de acercarse a un casting, la manera de abordarlo, la propuesta, como prepararlo… Un aprendizaje necesario para este oficio.

También ha recibido la visita de realizadores como Inma Torrente y Tirso Calero así como actores como Nacho Guerreros para compartir sus experiencias y modo de trabajar con los alumnos.

Resulta muy enriquecedor como intérpretes tener la experiencia de haber transitado por los tres medios y conocer cada una de sus particularidades. El trabajo es el mismo, contar una historia con verdad y compromiso, pero la opción de poder ir adentrándose en cada medio y poder ir afinando nuestro instrumento a lo que se requiera, me parece una gran iniciativa por parte de Verónica Mey Estudio.

  • Acceso tanto a  entrenamientos intensivos como regulares

Otro de los factores positivos que ofrece este espacio es que es consciente de que el trabajo actoral requiere de un proceso por lo que además de contar con la presencia de diversos profesionales en intensivos  de fin de semana, debido a sus agendas y compromisos, también existe la opción de estar trabajando meses con un grupo indagando o profundizando un par de días por semana.

Esto brinda la oportunidad de continuar explorando nuestro oficio con un tempo diferente. Probar, equivocarse, cambiar de propuesta, investigar y en definitiva, jugar.

En el caso de los intensivos también se intenta acercar al actor lo máximo posible a la vida laboral. Por ejemplo en los cursos de preparación al casting no será extraño recibir la separata con poco margen de preparación, tener que trabajarla al máximo y arriesgar en el tiempo que se haya concedido, como pasa en el día a día del actor. Eso también es entrenamiento, no solo hay que estar listo cuando gritan acción. Esto también forma parte del aprendizaje.

  • Bono Trimestral

A veces es difícil llegar a todo. Es imposible, de hecho.  Encontrar un taller adecuado es una tarea ardua así que tener en el escaparate del estudio , virtual y físico, al alcance de la mano la posibilidad de entrenar con tantos y tan buenos profesionales puede resultar abrumador. “¿Por cual me decido? ¿Por qué este sí y no  el otro? Me apetecen varios pero solo puedo hacer uno…” Ante esto Verónica Mey Estudio también  tiene solución.

Con el bono trimestral tenemos la oportunidad de acceder a todos los talleres tanto semanales como de fin de semana pudiendo así nutrirnos de todos y cada uno de los miembros del profesorado del estudio. Esto requiere de un  tiempo y un compromiso ineludibles.  Hay que corresponder con la disciplina y exigencia que merecen cada uno de ellos.  Una experiencia altamente recomendada.

  • Bolsa de trabajo

Desde Verónica Mey Estudio, apuestan sin lugar a duda por los alumnos. Desean lo mejor para ellos. Puede parecer una frase hecha pero no lo es en absoluto. Es una escuela en permanente contacto con gente de la industria. Es un lugar en el que buscar actores y ellos lo saben, lo que permite que si las características que precisa un proyecto son las nuestras, nos van a tener en consideración. Para un casting, para una obra de Microteatro, para un corto, para un evento.  Volvemos otra vez a la palabra oficio. Vamos a tener  la oportunidad de hacer oficio, todo suma, todo nos enriquece como intérpretes. Para ello hay que estar a la altura, con trabajo. Única y exclusivamente.

  • Verónica Mey e Iván Barredo

Los cuatro puntos anteriores son más que válidos per se para acercarse a hacer una visita a Verónica Mey  Estudio pero la realidad es que todo ello no sería posible sin la labor de dos seres excepcionales. Verónica Mey e Iván Barredo.

Antes hacía mención a la calidad artística que, como habéis podido comprobar si habéis llegado hasta aquí, es insuperable, pero la calidad humana no tiene límites, directamente.

Han creado un clima en el que es muy raro no sentirse en casa. Valorado, escuchado, respetado y querido.

Un lugar en el que se alegran por tus éxitos y te acompañan en los fracasos. Un espacio en el que te escuchan y asesoran. Consiguen, como pasa con los buenos amigos, que aunque estés meses sin pasar por ahí, llegues y parezca que has estado el día anterior.

Todo esto tan personal no se puede disociar de lo laboral. Un lugar en el que el actor se siente cómodo, relajado y valorado solo va a hacer que en el momento que se encienda la cámara o comience un ejercicio todo vaya bien.

La experiencia en Verónica Mey Estudio no va desde que empieza la clase. Va desde que abren la puerta hasta que sales por ella comentando con Vero e Iván que tal ha ido el día. Sin eso, la experiencia es incompleta. Gracias.

Espero que todos estos motivos os hayan empujado a asomaros a este pequeño gran espacio. ¿Os animáis a vivir la experiencia?